Skip to content
100funciones

Averigua cuáles son las funciones de los carbohidratos

Principales funciones de los carbohidratos

Muy probablemente hace tiempo que vienes escuchando que los hidratos de carbono son perjudiciales para mantener el peso corporal, y parecen causar tal cantidad de dolencias, que representan casi una mala palabra. No obstante, estos elementos desempeñan importantes tareas en nuestro organismo, que son fundamentales para una buena salud. Así que ya es hora de desterrar el mito y descubrir las funciones de los carbohidratos.

No te muevas de la pantalla si quieres conocer para qué utiliza estos químicos nuestro organismo, una vez que los incorporamos por medio de los alimentos. Te damos información verificada por expertos y actualizada, para que no te pierdas detalle de este tema. Somos los mejores de la web si se trata de funciones de todo tipo ¡no lo olvides!

¿Qué son los hidratos de carbono?

Antes de pasar a una clasificación de estos elementos, es importante precisar en qué consisten en sí mismos. La Química los llama “glúcidos” o “azúcares”: se trata de sustancias que se generan a partir del proceso vegetal de la fotosíntesis.

Los hidratos de carbono constituyen la principal fuente energética alimenticia con que cuenta el ser humano. De acuerdo con nutricionistas y médicos, tienen que representar al menos la mitad de las calorías totales que consumimos cada día. Normalmente se encuentran en ingredientes de origen vegetal y –en menor medida- en los productos lácteos.

Ahora bien, si supuestamente aportan energía y son beneficiosos ¿por qué últimamente los prohíben o restringen de la dieta? Pues porque existen diferentes tipos de carbohidratos: algunos de ellos son de alta calidad y verdaderamente nutritivos, mientras que otros resultan perjudiciales para la salud. Lamentablemente, la dieta del hombre moderno está compuesta en su mayoría por hidratos de carbono de baja calidad.

Explicamos las funciones de los carbohidratos
Funciones de los carbohidratos y sus tipos (alimentos)

Galletitas dulces, crackers, pizzas, pasteles, golosinas, helados, productos de panadería hechos con harina blanca, azúcar común refinado, caramelo, snacks salados, productos de copetín… todas estas opciones, tan comunes en nuestra alimentación diaria, están plagadas de hidratos de carbono dañinos para el cuerpo. Si quieres mantener un peso saludable, es mejor que los evites.

Más allá de estas distinciones preliminares, es importante considerar que no todos los hidratos de carbono son homogéneos. Para poder hacer la mejor elección de carbohidratos en tu dieta cotidiana, tienes que conocer bien cuáles son sus fuentes. Así que ahora te invitamos a conocer de dónde puedes extraer estos nutrientes.

  1. Azúcar: químicamente se denomina “glucosa” y se halla presente en la mayor parte de los ingredientes con origen vegetal. Por ejemplo, la leche tiene lactosa y las frutas contienen fructosa. La miel y ciertos vegetales también son ricos en glucosa o sus derivaciones.
  2. Almidón: también llamado “fécula”, es un tipo de hidrato de carbono propio de cualquier cereal (avena, cebada, centeno, maíz, etc.), de las hortalizas (zanahoria, papa, remolacha, batata, boniato, mandioca) y de algunos frutos secos como la castaña.
  3. Fibra: seguramente ni sospechabas que las famosas fibras, que ahora parecen estar tan de moda, constituían hidratos de carbono. Pues sí, y es un elemento que se encuentra presente solo en alimentos de origen vegetal como cereales enteros, legumbres, frutas y verduras. La fibra alimentaria NO es digerible, pero es muy beneficiosa para el cuerpo porque arrastra consigo un montón de elementos tóxicos y grasas en su paso hacia el exterior.

Ahora conoces qué son los hidratos de carbono y qué tipos hay o de dónde puedes extraerlos. Por otro lado, creemos necesario aclarar que también existe una clasificación de los carbohidratos de acuerdo a cuánto tarda el cuerpo en digerirlos y asimilarlos. Así, podemos distinguir entre:

  • Hidratos de carbono de absorción inmediata: todo lo que tenga formato de “azúcar puro” se absorbe de inmediato en el intestino. Este grupo incluye la miel, el azúcar común, los jugos de frutas, etc.
  • Hidratos de carbono de rápida absorción: los panificados industrializados hechos con harina blanca, los fideos y el arroz comunes (no integrales), las frutas completas en versión natural son carbohidratos que se absorben rápidamente dentro del cuerpo.
  • Hidratos de carbono de absorción lenta: es el tipo constituido por todos los tipos de legumináceas (soya, porotos, garbanzos, frijoles, etc.), granos integrales (arroz integral, pastas integrales, cebada, centeno o avena sin procesar, etc.) y una gran cantidad de vegetales.

De acuerdo con la bibliografía, podrás encontrar que a los hidratos de carbono de absorción rápida se los llama “carbohidratos simples” y a los de absorción lenta, “carbohidratos complejos”. Esto es así porque la propia estructura química de cada hidrato determina su nivel de absorción por parte del intestino. Además hay otros factores que intervienen en este proceso, como la proporción de proteína y grasa de cada alimento o su método de cocción.

En el siguiente apartado explicaremos en detalle las distintas funciones de los carbohidratos (ya que cada variante juega un rol diferente al interior del cuerpo humano).

Funciones de los carbohidratos

Como sugerimos más arriba, los hidratos de carbono son elementos nutricionales fundamentales para mantener una buena salud a largo plazo. A continuación podrás descubrir las diversas funciones de los carbohidratos para tenerlas en cuenta y checar de qué manera aportan beneficios a tu organismo.

Brindar energía

Estamos frente a la principal tarea de los hidratos de carbono. Estos aportan energía bajo la forma química de la glucosa hacia todas las células de nuestro cuerpo. Es importante tener en cuenta que algunos órganos corporales únicamente son capaces de usar la glucosa como fuente energética, como por ejemplo, el cerebro; en cambio, otros sistemas pueden valerse de los lípidos u otras sustancias con el mismo fin.

Mantener la estructura de los tejidos

Nos encontramos delante de una de las funciones de los carbohidratos más importantes: constituir y mantener la arquitectura de distintos tejidos corporales como las membranas de las células o incluso de otras estructuras como el ADN.

Crear una reserva energética

Entre las funciones de los carbohidratos, está la de formar una fuente energética de reserva en caso de que el cuerpo necesite una dosis de energía extra y no hayamos consumido suficientes alimentos que la aporten. Tras haber absorbido la glucosa con la digestión, cierta proporción de la misma queda almacenada en los sistemas muscular y hepático. Tal reserva sirve para equilibrar una posible hipoglucemia (es decir, que el nivel de azúcar en sangre sea demasiado bajo).

Permitir el movimiento de la musculatura

La contracción de los músculos solo es posible mediante la energía que brindan los hidratos de carbono transformados en glucosa. Esto explica por qué los deportistas siempre comen bananas o pastas unas horas antes de entrenar. Tales movimientos naturales son posibilitados, en parte, por los carbohidratos.

Al momento de hacer ejercicio, se activan las reservas de glicógeno presentes en los músculos y no solo se generan más fibras musculares, sino que además se consume la grasa corporal. En cambio, las personas sedentarias dejan acumularse esas reservas energéticas provenientes de los hidratos y por eso engordan… terminan transformándose en lípidos, es decir, en tejido graso.

Digerir alimentos

Tal vez no lo sabías, pero los mismos carbohidratos, además de constituir elementos que en sí mismos el cuerpo digiere, ayudan al proceso de la digestión y a asimilar los nutrientes que se encuentran presentes en la comida.

Como seguramente sabes, la asimilación se produce por la acción de enzimas estomacales e intestinales que provocan efectos sobre los nutrientes. Son reacciones químicas que se producen para hacer posible la digestión completa. En este sentido, los hidratos se asocian con otros elementos para facilitar el proceso natural desde la masticación hasta la evacuación.

Conoce las distintas funciones de los carbohidratos
Descubre todas las funciones de los carbohidratos

Mantener la temperatura corporal

Todas las personas presentamos una temperatura corporal estable de alrededor de 36 grados centígrados; una cantidad mucho mayor se considera fiebre y una mucho menor, hipotermia. Evitar estos extremos es posible gracias al consumo regular de hidratos de carbono.

Ya ves que las funciones de los carbohidratos son esenciales para el buen funcionamiento de todo el sistema corporal. No obstante, la clave para aprovechar sus ventajas está en los alimentos que los contienen: tenemos que elegir ingredientes en el estado lo más natural posible (fresco, orgánico, integral, etc.), y, de entre las posibles opciones alimentarias, priorizar las hortalizas y verduras, legumbres y granos enteros, los cereales y las frutas.

Todas las alternativas que acabamos de mencionar se basan en hidratos de carbono complejos. En cambio, es mejor evitar la comida altamente industrializada, que solo aporta carbohidratos de rápida absorción que elevan nuestro azúcar en sangre y nos hacen engordar. Entre estos, podemos mencionar los snacks dulces y salados, el pan blanco, los productos de repostería, los postres, los refrescos azucarados, las pastas hechas de harina común, el azúcar de mesa, etc.

Hemos pasado revista a las diversas funciones de los carbohidratos pero no nos quedamos simplemente en eso, sino que además te brindamos información sobre las clasificaciones actuales de estos nutrientes, las fuentes alimentarias donde puedes hallarlos y qué comidas es mejor evitar para estar saludable.

¿Quieres más datos sobre este tema? Déjanos un comentario al pie del post para que podamos responder tus preguntas.

Averigua cuáles son las funciones de los carbohidratos
4.3 (86.67%) 6 votes