Skip to content
100funciones

Aquí definimos las funciones de la comunicación

Principales funciones de la comunicación

Sin lugar a dudas, la capacidad de comunicarnos por medio de un lenguaje articulado es la característica que nos distingue de los animales y otros seres. Podemos producir millones de frases con solo un haz de signos (los que están en el alfabeto) acompañados de algunas señales no lingüísticas. Ahora bien ¿cuáles son las funciones de la comunicación? ¿Para qué sirve, concretamente, tal capacidad? Presta atención, porque en este artículo te lo explicamos en detalle.

Hemos realizado una consulta pormenorizada con lingüistas y expertos en Comunicación, para ofrecerte información verificada, de primera mano y sin omisiones. Ya sea que estés haciendo tu consulta para un trabajo escolar, un informe, por interés personal o por mera curiosidad… te garantizamos que aquí encontrarás lo que has venido a buscar. Queremos que salgas de este post enriquecido en tus conocimientos.

Además, te ofrecemos acceso a fuentes de consulta fidedignas para que continúes explorando el tema una vez que hayas terminado de leer este artículo. ¿Estás preparado para ahondar en las distintas funciones de la comunicación? Vamos a ello.

¿Qué es la comunicación?

Antes de pasar a la clasificación, revisemos algunas nociones preliminares acerca de lo que entendemos por “comunicación”. Se trata de un proceso muy complejo en el cual se da un intercambio mutuo de información entre al menos 2 individuos. Una de las personas emite un mensaje (un conjunto de palabras con un contenido dado) por medio de un canal determinado; a su vez, el receptor del mensaje brinda una respuesta repitiendo el proceso.

Por supuesto, tal intercambio informativo acontece en un contexto determinado que los participantes conocen; es la situación comunicativa. No hay que olvidar tampoco el referente, que es el tema del cual se está hablando. Necesariamente, para entendernos tenemos que estar hablando de lo mismo.

Es importante tener en cuenta que las funciones de la comunicación no hacen referencia solo al ámbito del habla sino también al de la escritura, dado que el intercambio puede ser realizado por canales diferentes. Además, no hay que olvidar que los mensajes se construyen en distintos idiomas y códigos, que deben ser comprensibles para los participantes.

Explicamos las funciones de la comunicación
Las funciones de la comunicación humana

Por último, en el proceso comunicativo intervienen otros factores como la kinésica y la proxemia (movimientos corporales y distancia entre quienes hablan), los gestos de la cara y ciertos modos de transmisión que muchas veces no involucran a la comunicación netamente oral. Es el caso de la literatura, la TV, el cine, los cursos a distancia, los audiolibros, etc.

Todas las funciones de la comunicación

Ahora que ya sabes de qué se trata esto de la comunicación, estás listo para pasar a conocer sus distintas funciones. Las listamos y describimos una por una:

Persuadir

Siempre se ha dicho que una de las grandes funciones de la comunicación es ejercer influencia sobre el destinatario de un mensaje. Nos comunicamos con otra persona para preguntar, pedir, rogar, convencer, justificarnos, dar una orden… siempre se trata de una acción dirigida a crear un efecto en nuestro interlocutor.

La respuesta a nuestro comentario puede ser la que nosotros esperamos o puede ser otra. Lo que sí es importante tener en cuenta, en que siempre se aguarda una reacción por parte de aquel a quien le estamos hablando. En otras palabras, nos expresamos con la meta de inducir a otro sujeto a que actúe de cierta forma. Esto constituye la base de la interacción cotidiana.

Relacionarse socialmente

Sin duda alguna, nos encontramos delante de una de las funciones de la comunicación más importantes. A través del uso del lenguaje podemos interaccionar con los demás y relacionarnos con nuestro entorno. El hombre, tal como decían los filósofos antiguos, es un animal social: solo se reconoce como persona a través de la vida en común junto a otros.

Por medio del establecimiento de vínculos sociales, afectivos, laborales (para los cuales la comunicación es una herramienta imprescindible) podemos hablar de nuestras necesidades, intereses, pensamientos y sentimientos. Gracias a la comunicación podemos buscar la aceptación social tan deseada en el ser humano y ser reconocidos como personas.

Informar

Sin duda alguna, estamos delante de una de las más básicas funciones de la comunicación. En primer lugar nos comunicamos para transmitir información a otra persona o recibirla. Esto nos sirve para poder tomar decisiones y solucionar problemas; mientras más datos tengamos, más acertadas serán nuestras intervenciones.

Es fundamental tener en cuenta que este proceso de brindar y obtener información se encuentra presente –en mayor o menor medida- en el resto de las funciones de la comunicación.

Por supuesto que el concepto de “información” ha sido abordado de manera amplia e incluye no solo datos contextuales precisos sino también otros como sentimientos, puntos de vista, sensaciones, etc. Como sea, se trata de contenido que no conocemos y por lo tanto es de corte informativo.

Expresarse

Todas las personas necesitamos, en calidad de seres humanos, expresar emociones, pensamientos, sentimientos, puntos de vista. En los primeros estadios de la vida, instintivamente nos expresamos por medio del llanto (piensa en un bebé recién nacido); sin embargo, a medida que crecemos y adquirimos el lenguaje, utilizamos la comunicación verbal.

Gracias a que sabemos canalizar nuestra necesidad de expresión por medio del lenguaje articulado, podemos vincularnos con los demás de manera saludable y hablar de lo que sentimos o necesitamos de manera eficiente.

Manifestar afecto hacia el prójimo, expandir la personalidad, realizar manifestaciones de tipo artístico son hechos que involucran a la comunicación.

Dar instrucciones

Si bien esta función se parece bastante a la de la persuasión, aquí la respuesta que deseamos obtener o el cambio de actitud que esperamos de parte del interlocutor es más específico. A través de nuestro mensaje estamos dando una orden o mandato, esperando que el otro cumpla nuestra voluntad.

Aguardamos que el cambio en la conducta del destinatario del mensaje se produzca tal como solicitamos que sea. En ciertos casos, de hecho, puede que apliquemos una sanción o que se produzcan ciertas consecuencias por incumplir una orden.

Normalmente, la función de dar instrucciones se produce entre personas con distinta jerarquía o que mantienen una relación de poder desigual una respecto de la otra: por ejemplo, entre una madre y su hijo, un profesor y sus alumnos, un policía y un civil, un adulto mayor y un niño, etc.

Finalmente, es importante tener en cuenta que también existen los llamados “textos instructivos” que se han escrito específicamente con el objetivo de dar instrucciones para realizar una acción o mantener un comportamiento. Son ejemplos los manuales de usuario, las recetas de cocina o las leyes contenidas en la Constitución.

Controlar

Tal vez no creías que esta pudiera ser una de las funciones de la comunicación, pero efectivamente lo es. Se trata de un rasgo que aparece al interior de entidades, empresas, organizaciones de distinta naturaleza, comunidades y grupos específicos de personas (colectivos) donde se produce una convivencia entre sujetos; para que la misma sea saludable, es necesario plantear ciertas normas de interacción.

Gracias a la comunicación, se hace posible ordenar y regular la conducta de las organizaciones civiles, sociales y empresariales a través de instrucciones precisas pero de carácter persuasivo más que imperativo. Se busca, en última instancia, que todas las personas cooperen de manera consciente para alcanzar los objetivos comunes.

Prevenir y solucionar conflictos 

Habrá quien argumente que esta no es una de las funciones de la comunicación sino que se puede colocar como parte de otra de las funciones, pero nosotros creemos importante dedicarle un apartado especial.

Análisis de las funciones de la comunicación
Conoce las funciones de la comunicación en detalle

Prácticamente todos los problemas que se nos plantean a diario son producto de una mala comunicación: no avisar cuando tomamos algo prestado, decir mentiras, ocultar situaciones a las personas que más queremos, ofender y agraviar cuando sentimos enojo, hasta el hecho de seguir enfermo por no querer acudir a hablar con un médico o que se produzca un accidente aeronáutico son producto de fallas en la comunicación humana.

A pesar de las buenas intenciones que podamos tener, todo proceso comunicativo es vulnerable a confusiones y malos entendidos; estos son el resultado de una comunicación parcial o poco eficiente. Nada nos asegura que nuestro interlocutor vaya a comprender exactamente lo que queremos decirle o que nos responda como nosotros esperamos.

Así, en muchas ocasiones se hace necesario reestablecer el proceso de comunicación para aclarar aquellos contenidos del mensaje que han fallado. Existe multitud de factores que entorpecen la clara trasmisión del lenguaje, como falta de voluntad entre los interlocutores, una pobre capacidad de expresión, un canal defectuoso (por ejemplo, las líneas móviles o la conexión a Internet que fallan), etc.

Sin embargo, si insistimos y trabajamos más en una buena comunicación es posible evitar el desarrollo de conflictos a futuro e incluso, solucionar inconvenientes interpersonales del día a día más fácilmente.

Ya ves que las funciones de la comunicación son variadas y complejas; cada una tiene su especificidad y por supuesto, se encuentran relacionadas entre sí. Por eso a veces se hace difícil separarlas sin dar lugar a confusiones; pero esto es lo que hemos intentado hacer para que tengas el tema mucho más claro.