Skip to content
100funciones

Explicamos en qué consisten las funciones del hígado

Todas las funciones del hígado

Sí, muy probablemente tengas algunas nociones sobre el tema: el hígado se relaciona con la digestión. Sabes que consumir mucho alcohol te puede provocar cirrosis, y que cuando haces abundantes ingestas de comida chatarra, puedes sufrir un ataque al hígado. Sin embargo ¿conoces cuáles son las funciones del hígado propiamente dichas? En este post podrás descubrirlas en detalle.

Ponemos al alcance de tu mano información verificada por asesores expertos en temáticas médicas y nutricionales. Queremos estar a tu disposición para acercarte fuentes de consulta precisas en todos aquellos temas que te interesan. Así que continúa leyendo con total confianza, pues te entregamos datos comprobados y un análisis profundo, donde tenemos en cuenta las cuestiones principales relacionadas con las funciones del hígado.

¿Cómo está formado el hígado?

Antes de pasar a una clasificación estricta y detallada de las funciones del hígado, es importante conocer -aunque sea un poco- cómo está formado este órgano. Comencemos por su ubicación: se sitúa en la zona de arriba a la derecha de la cavidad estomacal, por abajo del diafragma y por sobre el estómago, el riñón derecho y el intestino.

Se trata de un componente de tonos marrones y rojizos que tiene forma conífera y que pesa aproximadamente 1,5 kilos. Normalmente es de menor tamaño en las mujeres en comparación con los hombres (sucede lo mismo con respecto a casi todos los órganos corporales).

El hígado es irrigado por el torrente sanguíneo a través de 2 vías: por la sangre con oxígeno que llega desde la arteria hepática y por la sangre nutritiva que se traslada por la vena porta. Es importante tener en cuenta estos datos, ya que el hígado alberga alrededor del 13% del contenido sanguíneo total del organismo en todo momento.

Este órgano está formado por 2 lóbulos centrales con 8 segmentos de mil lobulillos cada uno. Tales lobulillos se vinculan a otros tubos para formar el conducto hepático, que se encarga de acarrear la bilis liberada desde las células del hígado hasta la vesícula biliar y el intestino delgado.

¿Una curiosidad? El hígado es uno de los pocos órganos corporales cuyo tejido es capaz de regenerarse. Si por alguna enfermedad o por malas costumbres de estilo de vida sufres una degeneración parcial, este componente corporal puede volver a construir las células que lo forman (hasta cierto punto, claro está).

Partes y funciones del hígado
Funciones del hígado y su composición

Ahora que conoces aunque sea someramente la constitución anatómica del hígado, es momento de pasar a descubrir cada una de sus funciones específicas. Te sorprenderá descubrir la gran variedad de tareas que competen a este órgano.

Las funciones del hígado más importantes

Quizá no lo sabías, pero el 100% de la sangre que emana desde el estómago y el aparato intestinal fluctúa hacia el hígado. Este componente procesa, desintegra y estabiliza tal flujo de sangre; además, forma nutrientes y realiza el metabolismo de las drogas sintéticas para que el cuerpo pueda usarlas para sanarse de distintas enfermedades sin hacerse daño.

Algunos expertos han detectado nada menos que 500 funciones del hígado específicas, aunque podemos citar las más importantes o algunas principales que abarcan a otras dentro de sí. De manera general, podemos decir que el hígado se encarga de regular la mayor parte de las sustancias químicas presentes en el torrente sanguíneo. Además, la bilis que genera colabora en el transporte de los tóxicos del plasma hacia el órgano y luego al exterior.

Hemos dado una caracterización general de las diversas funciones del hígado, pero es momento de detallar algunas de ellas con mayor profundidad debido a su gran importancia. Chécalas a continuación:

Producir bilis

Este fluido colabora en el transporte de toxinas hacia el exterior del cuerpo y, además, ayuda a descomponer la grasa presente en el duodeno durante el proceso digestivo. Cuando una persona se siente mal del estómago y experimenta vómitos, suele excretar un líquido verde y de sabor amargo. Esta es la consabida bilis.

Producir proteína

Existen algunas proteínas que resultan esenciales para el plasma y que son producidas a nivel hepático. Por otra parte, el hígado también ayuda a liberar colesterol, que es necesario para acarrear la grasa a lo largo de todo el sistema.

Conviene recordar que el cuerpo humano no es capaz de sintetizar ni producir absolutamente todos los nutrientes que necesita; muchos de ellos son administrados al organismo por medio de los alimentos y en otros casos –como en el de la proteína hepática- el cuerpo los genera solo.

Fabricar energía

Esta es una de las funciones del hígado más conocidas: se trata de transformar el exceso de azúcar en sangre (glucosa) en glucógeno, sustancia que se guarda en los músculos con motivo de reserva. Cuando el cuerpo la necesita, se vuelve a convertir en glucosa usada como energía.

Gracias al metabolismo de la glucosa, el hígado actúa como un gran equilibrador del nivel de azúcar en sangre. Obtenemos los azúcares por medio de la ingesta de hidratos de carbono (simples y complejos) que llegan a la sangre y se transforman en glucosa.

Cuando el nivel de glucosa en sangre es muy alto, el hígado se encarga de liberar insulina, un químico que la sintetiza y estabiliza. En algunas personas esta función hepática está degradada y es entonces cuando aparecen los casos de diabetes.

Estabilizar los aminoácidos

El hígado también regula la presencia de ciertos aminoácidos en el torrente sanguíneo. No debemos olvidar que estos elementos luego forman las proteínas. Tal como sucede en otros casos, para sintetizar algunos nutrientes es necesaria la intervención de varios procesos químicos en colaboración.

Los aminoácidos son nutrientes importantísimos para cumplir con una gran variedad de funciones vitales, pero al igual que en el caso de otros elementos, es fundamental que se mantengan en equilibrio para que su presencia excesiva no acabe siendo perjudicial. Gracias al hígado, tenemos garantizada la proporción adecuada de aminoácidos en sangre.

Procesar la hemoglobina

Entre otras de las funciones del hígado que vale la pena mencionar, se encuentra el procesado de la hemoglobina para aprovechar su proporción de hierro. El sistema hepático también constituye un gran reservorio ferroso.

Transformar el amoníaco en urea

Los compuestos tóxicos del amoníaco presente en el cuerpo son transformados por el hígado en urea. Esta sustancia consiste en un producto de desecho generado a partir del metabolismo de la proteína y es eliminable por la orina.

Depurar el organismo

Seguramente habías escuchado antes que el sistema hepático es uno de los grandes mecanismos depuradores del cuerpo humano. Por sus vías pasan compuestos de fármacos, químicos tóxicos y otras sustancias del plasma que necesitan ser excretadas del organismo.

Regular la coagulación

A pesar de que esta es una de las funciones del hígado menos conocidas, no es menos importante que el resto. El órgano que estamos revisando es capaz de regular el proceso de la coagulación de la sangre que tiene lugar gracias a las plaquetas.

Reforzar las defensas

El sistema inmunológico no está formado únicamente por los glóbulos blancos y rojos, sino que además recibe ayuda de otras barreras de defensa entre las que se encuentra el hígado. Este órgano genera resistencia a los ataques de microorganismos porque es capaz de elaborar factores de inmunidad, además de que –como vimos antes- reduce la presencia de tóxicos en la sangre.

Depurar la bilirrubina

La bilirrubina es una sustancia naturalmente presente en el organismo humano, pero que en cantidades excesivas puede resultar perjudicial. Una de las señales más prominentes de una alta presencia de bilirrubina en el cuerpo son los globos oculares y la piel de color amarillo.

Descubre cuáles son las funciones del hígado
Averigua cuáles son las funciones del hígado

Una vez que el hígado ha desempeñado correctamente sus funciones, se obtienen productos de desecho que se liberan por medio de la orina y las heces. Son los llamados “subproductos biliares” y “hemoderivados”, que entran al intestino y los riñones para ser excretados al exterior.

Ya ves que las funciones del hígado son imprescindibles para mantener un sistema corporal equilibrado y una excelente salud. Te recomendamos, así, cuidar este órgano a través de una abundante hidratación y una alimentación natural, basada en verduras, frutas, legumbres y granos integrales. También es importante hacer actividad física de manera regular y consumir hierbas naturales que ayuden a desintoxicar el hígado de vez en cuando (consulta esto último con tu médico antes de hacerlo).

Si quieres saber más sobre este tema, te invitamos a dar click sobre el siguiente enlace. Aclaramos que todas las direcciones que recomendamos en nuestros artículos son de procedencia segura y oficial; se encuentran libres de virus y no redirigen a publicidad ni a descargas no deseadas. Buscamos asesorarte de la manera en que te lo mereces en cada momento, no solo con información veraz sino también compartiendo direcciones web absolutamente confiables.

En fin, ya va siendo momento de cerrar este post y despedirnos hasta el próximo artículo. ¿Conocías todas estas funciones del hígado? ¿Crees que deberíamos agregar alguna función que no esté incluida en nuestra clasificación? Déjanos un comentario e intentaremos responderte a la mayor brevedad posible. Nos gusta contar con el aporte de nuestros lectores para poder mejorar día tras día.