Skip to content
100funciones

Averigua todas las funciones de las proteínas

Todas las funciones de las proteínas

Seguramente has escuchado más de una vez que es necesario consumir proteínas para estar saludables, y al mismo tiempo, aumentar la cantidad de estos nutrientes en la dieta en desmedro de los hidratos de carbono. Pero… ¿por qué son tan importantes? ¿Cuáles son las funciones de las proteínas desde el punto de vista biológico? ¿Para qué sirven dichos elementos? Aquí te lo contamos todo.

Contamos con el asesoramiento de nutricionistas y expertos en deportología para traerte información actualizada, verídica y comprobada. Después de haber leído este análisis, conocerás a ciencia cierta las funciones de las proteínas para saber si debes aumentar su presencia en tu alimentación diaria. Por otra parte, nuestro reporte también te será útil como material de estudio o consulta general, si es que simplemente el tema te provoca curiosidad.

Y ahora sí, sin más preámbulos, vamos a describir las distintas funciones de las proteínas. Listaremos en forma ordenada cada una de ellas y daremos ejemplos prácticos de su aplicación, para que lo comprendas todo de una manera sencilla.

Principales funciones de las proteínas

En líneas generales, las proteínas trabajan todas de la misma forma: a través de la adhesión selectiva a las moléculas. En algunos casos, las proteínas denominadas “estructurales” se unen a otras moléculas de esa misma proteína para crear una arquitectura más grande; en otros casos, ciertas proteínas se pegan a diferentes moléculas, como por ejemplo, una hormona a su receptor o la hemoglobina al O2 (oxígeno).

Tal como acabamos de sugerir, las proteínas son los elementos que sostienen la estructura celular y se encargan de comandar prácticamente todos sus procesos. Ahora bien, gracias a las funciones de las proteínas más específicas, es posible que las unidades celulares se mantengan íntegras, puedan evitar la invasión de agentes extraños, se auto-reparen, regulen sus propias tareas y mucho más.

A continuación clasificaremos las funciones de las proteínas de acuerdo al papel que desempeñan en su interacción con otros elementos del organismo.

Sintetizar compuestos químicos

De entre las funciones de las proteínas que hay, esta es la denominada “función enzimática”. Hay una gran variedad de enzimas en el cuerpo, y lo que hacen es catalizar las reacciones químicas que se producen con el metabolismo celular.

Este proceso implica que, sin una adecuada ingesta de proteínas, no es posible aprovechar los beneficios de otros nutrientes. Por ejemplo, la vitamina D que está presente en la piel solo se sintetiza en el cuerpo (es decir, se absorbe desde la dermis a los huesos) a través de la acción que ejercen los rayos ultravioletas del sol. Lo mismo sucede con las proteínas en interacción con otros elementos nutricionales, pues muchas de ellas son grandes catalizadoras de químicos.

Funciones de las proteínas - transportar elementos
Funciones de las proteínas – mover los músculos

Conformar estructuras celulares

Como anticipamos al inicio de este post, las proteínas son elementos esenciales para sostener la arquitectura misma de las células. Veamos algunos casos particularmente importantes a este respecto:

  • Las gluco-proteínas integran las membranas de las células y así, hacen de receptores o de transportadoras de químicos, según el caso.
  • Las histonas son proteínas que ayudan a formar los cromosomas, que a su vez, configuran el ADN de cada individuo.

Brindar firmeza y elasticidad a los tejidos

Sin la acción beneficiosa de las proteínas, padeceríamos resquebrajamientos constantes en la piel, no podríamos estirarnos, nuestros tendones y ligamentos se romperían al menor esfuerzo. Lo que da muchísima elasticidad a los distintos tejidos del cuerpo -humano o animal- es justamente la proteína. Checa algunos ejemplos concretos de acuerdo a la zona específica de la cual se trate:

  • El colágeno es el responsable de la lozanía de la piel y los labios, como así también de la flexibilidad de las articulaciones.
  • La elastina otorga elasticidad a los tejidos conjuntivos.
  • La queratina mantiene la estructura del cabello, la piel y las uñas.
  • La fibroína es una proteína presente en algunos animales (como las arañas, las mariposas o los gusanos de seda) que ayudan a elaborar los tejidos elásticos donde viven. Como ves, no todas las funciones de las proteínas están presentes en los seres humanos.

Mover músculos o partes constituyentes

Por algo dicen que si quieres tener más masa muscular, debes consumir mayor cantidad de proteínas, especialmente de origen animal: huevos, pescado, lácteos, pollo, carnes rojas, etc. Estos alimentos son enormes proveedores de proteínas que sirven para hacer crecer los músculos en volumen, darles firmeza y -lo que resulta básico- permitir el simple hecho de que puedan moverse.

  • En los vegetales, la dineína es una hormona que permite que los flagelos y los cilios se muevan.
  • La miosina es una fibra muscular que permite la contracción.
  • La actina también constituye una mio-fibrilla que hace posible el movimiento muscular.

Dirigir procesos hormonales

Como seguramente sabes, el crecimiento desde la niñez hasta la adultez, los cambios del embarazo, el desarrollo sexual, el equilibrio de todos los sistemas del cuerpo… dependen en buena parte de la acción de las hormonas. Existe una clasificación muy amplia de estos elementos, que no revisaremos por cuestiones de espacio; sin embargo, sí es importante aquí rescatar aquellas hormonas que están intrínsecamente relacionadas con las proteínas. Veamos cómo estas últimas ayudan a cumplir los procesos de las primeras:

  • El glucagón y la insulina son dos hormonas proteicas que se encargan de equilibrar el grado de azúcar en sangre.
  • La hormona de crecimiento interviene en el desarrollo físico del sujeto, desde la primera infancia a la adultez.
  • La adrenocorticotrópica es una hormona segregada por la glándula hipófisis que balancea la síntesis de los cortico-esteroides.
  • La calcitonina se encarga de regular el metabolismo de un mineral, el calcio.

Balancear el pH

No es una novedad para ti, posiblemente, que el pH está dado por la relación de lo ácido y lo alcalino en cualquier sustancia u organismo. Todos los elementos químicos y también los seres vivos tienen un pH en particular, que debe mantenerse regulado para evitar alteraciones, cambios de estado y problemas.

El cuerpo humano posee un pH propio, que no debe ser ni demasiado ácido ni demasiado alcalino. Pues bien, esto es posible en buena parte gracias a la acción reguladora de algunas hormonas.

En este caso, nos encontramos delante de la denominada “función homeostática”: consiste en la acción que realizan las proteínas para mantener balanceado el proceso de la ósmosis y además, intervienen junto a otros sistemas para garantizar el equilibrio del pH al interior del organismo.

Defender al cuerpo de agentes invasivos

Todos los seres vivos tienen mecanismos biológicamente programados para lograr una supervivencia exitosa. Uno de ellos implica contar con barreras de defensa físicas, mecánicas y del sistema inmunológico, que permitan evitar agresiones provenientes del exterior (otros seres vivos, agentes patógenos, venenos, clima adverso, etc.)

En este sentido, existe un amplio abanico de hormonas que tienen la misión de intervenir en los diversos sistemas de defensa que poseen tanto los humanos como los animales y otras formas de vida. Checa ahora algunos ejemplos concretos de lo que estamos diciendo:

  • Las inmunoglobulinas son proteínas que hacen de anticuerpos con ciertos antígenos.
  • Tanto la trombina como el fibrinógeno ayudan a formar coágulos en la sangre para prevenir el sangrado excesivo (hemorragia).
  • Gracias a la mucina, se mantienen unidas las mucosas que evitan la inserción de agentes patógenos por distintos orificios corporales y además, presentan acción germicida (matan gérmenes).
  • La toxina botulímica y el veneno de algunos ofidios consisten nada menos que en proteínas elaboradas por ciertos organismos con fines de defensa.
Reparar tejidos - funciones de las proteínas
Conformar estructuras celulares (ADN): funciones de las proteínas

Regular procesos celulares

Una de las más importantes funciones de las proteínas es comandar la expresión de algunos genes o procesos celulares como el de la división celular. En este último caso, la ciclina es una proteína que juega un papel primordial.

Tal vez no lo sabías, pero la constitución del ADN, la reproducción celular (por mitosis y meiosis) y otros procesos íntimamente relacionados con las células corporales son posibles gracias a la acción de determinadas hormonas. Esta es una de las razones que hacen tan importante su inclusión en la dieta de todos los días.

Generar reservas de nutrientes

Como parte de sus mecanismos de supervivencia y desarrollo, la mayoría de los seres vivos cuenta con un sistema de almacenamiento de nutrientes para el uso futuro. Al interior de los huevos, por ejemplo, hay proteínas que se espera consuma el embrión a medida que se desarrolle, hasta estar en condiciones de romper el cascarón; al mismo tiempo, los músculos del cuerpo humano generan reservas de energía que provienen del consumo excesivo de alimentos o que se dan a partir del pobre gasto energético.

Todo lo que no se utiliza en el momento, se almacena para el caso de que sea necesario, ante una posible escasez de nutrientes. Este proceso se efectiviza por medio del accionar hormonal, como podrás constatar en los siguientes ejemplos:

  • La lacto-albúmina presente en la leche y sus derivados, cumple funciones de reserva al interior del organismo.
  • La ovoalbúmina en la clara del huevo es la reserva de aminoácidos necesarios para el embrión.
  • La hordeína presente en la cebada es una reserva nutricional para la semilla.
  • La gliadina de los granos de trigo también constituye un nutriente de preservación.

Transportar elementos a distintas áreas corporales

El proceso de la digestión es fundamental para poder absorber los nutrientes que ingerimos con los alimentos; ahora bien, es necesario también que el cuerpo active los mecanismos necesarios para garantizar que dichos elementos nutricionales lleguen a las células donde sean requeridos.

El transporte de los nutrientes se hace por diversas vías, como el torrente sanguíneo, la respiración o el intestino; no obstante, todos los medios tienen algo en común, y es la intervención de las hormonas en este proceso. En efecto, existen varias hormonas cuya acción resulta crucial para transportar nutrientes a las distintas zonas corporales y en fin, a las células:

  • En animales vertebrados, la proteína encargada de acarrear el oxígeno en la sangre es la hemoglobina.
  • En invertebrados, la misma función es cumplida por la hemocianina.
  • El oxígeno que llega a los músculos es transportado por la mioglobina.
  • Las lipoproteínas son elementos que se encargan de llevar lípidos en el torrente sanguíneo.
  • Los citocromos son proteínas que transportan electrones.
Alimentación - funciones de las proteínas
Funciones de las proteínas: proteínas animales y vegetales

Ya ves que las proteínas llevan a cabo una gran cantidad de funciones, más allá de la que todos conocemos, que es la de generar masa muscular. Para mantenerte saludable, entonces, es esencial que consumas regularmente una buena proporción de proteínas como parte de tu alimentación. ¿En qué alimentos puedes encontrarlas? A continuación listamos varias de las fuentes para que las tengas en cuenta:

  • Carnes rojas
  • Pescados de agua dulce o de mar
  • Pollo
  • Claras de huevo
  • Leche
  • Queso
  • Yogur
  • Vegetales crucíferos (repollitos de Bruselas, brócoli, etc.)
  • Aguacate
  • Frutos secos (almendras, nueces, pistachos, etc.)
  • Semillas (sésamo, lino, chía, etc.)
  • Legumbres y granos (porotos, lentejas, habas, garbanzos, judías, etc.)
  • Batidos proteicos comprados en herboristerías, locales de deportes y otros sitios autorizados.

Lo bueno es que muchas de estas opciones son vegetarianas, así que si no comes carne, de cualquier forma puedes hacerte de una buena cantidad de proteínas con solo tener un poco más de cuidado al elegir las fuentes de tu alimentación. No estás obligado a comer productos de origen animal para conseguir este nutriente.

Pues bien, acabamos de ver las diversas funciones de las proteínas con ejemplos concretos en cada caso y algunos consejos para no dejar de consumirlas. ¿Necesitas más precisiones? ¿Quieres hacer una pregunta o mencionar alguna proteína importante cuya función no hayamos tenido en cuenta? Estamos abiertos a tus consultas y comentarios; para ello habilitamos la caja de diálogo al pie del post.

Si además de las diversas funciones de las proteínas deseas conocer funciones de muchos otros elementos y áreas del conocimiento, te invitamos a continuar navegando por nuestra web. Seguramente encontrarás artículos que sean de tu interés, puesto que abordamos temáticas muy variadas. Tenemos en cuenta las expectativas de usuarios con distintos perfiles y gustos.

¡Gracias por leernos y seguimos en contacto!